Embarazo

Una de las etapas clave más importante en la vida de la mujer, en la que más cambios físicos, metabólicos, hormonales y psicológicos se van a producir, es sin duda el embarazo. Si la capacidad de adaptación de la mujer está limitada, estos cambios pueden afectar considerablemente a la forma de llevar el embarazo. La Osteopatía mejora los sistemas de adaptación que tiene el cuerpo, para que puedan responder de la mejor forma posible a las necesidades del proceso. ¿Cuándo puedo acudir a la consulta de Osteopatía? ANTES DEL EMBARAZO. Lo ideal es verificar desde el punto de vista osteopático, el estado general de la futura mamá. Pongamos un ejemplo, si una mujer ya ha tenido problemas de espalda: lumbalgias, ciática,…, cuando avance el embarazo y las exigencias de su columna vayan aumentando, lo más probable es que vuelvan a aparecer síntomas y pasará un embarazo mucho más molesto. En la etapa previa al embarazo es cuando mejor podemos trabajar para prevenir este tipo de situaciones. Embarazo

En Osteopatía realizamos un trabajo preventivo del dolor de espalda

DURANTE EL EMBARAZO. El objetivo es permitir que los mecanismos compensatorios que se necesitan durante esta etapa, funcionen correctamente. Con una cita en cada trimestre suele ser suficiente. La embarazada suele acudir por motivos musculo-esqueléticos: ciáticas, dolores de espalda, hormigueos, etc. donde aplicamos técnicas manuales suaves y específicas.

La Osteopatía tiene excelentes resultados en los padecimientos de la mujer embarazada.

Especialmente importante es la verificación en el 8º mes, donde se comprueba la correcta movilidad de todas las estructuras pélvicas: articulaciones, músculos y ligamentos que van a intervenir en el mecanismo del parto. Así intentamos que sea lo más fisiológico y menos traumático posible, tanto para la madre como para el bebe.

También se realiza una valoración osteopática específica para el recién nacido.

DESPUÉS DEL EMBARAZO. La recuperación de la mujer es un proceso que frecuentemente se alarga en el tiempo. Es frecuente la aparición de dolores pélvicos, cansancio, depresión postparto, flacidez del suelo pélvico, etc.

La Osteopatía estimula eficazmente la recuperación postparto.