Mujer

La mujer, durante toda su vida, tiene que pasar una serie de etapas clave que van a provocar que su cuerpo sufra una serie de cambios físicos, metabólicos, hormonales, y por tanto psicológicos importantes. Si su capacidad de adaptación está limitada, estos cambios de etapa afectarán directamente a su salud, a su estado de ánimo e incluso a la gestión de sus emociones. En la consulta diaria observo frecuentemente casos de mujeres cuyos motivos de consulta vienen determinados por una mala adaptación en alguna etapa anterior. Un objetivo de la Osteopatía es mejorar los sistemas de adaptación que tiene el cuerpo, estimulándolos para que las personas puedan responder plenamente a las necesidades del día a día. Las etapas claves en las que recomiendo una revisión osteopática son:
  • La primera menstruación, muy relacionado con la aparición de escoliosis.
Muchas mujeres sufren como consecuencia lo que se conoce como Síndrome Premenstrual, caracterizado por una serie de síntomas que preceden o acompañan a cada regla: dolor de cabeza, dolor lumbar, dolor en los pechos, cambios de humor importantes, ...

que esta sintomatología sea habitual, no significa que sea normal y que no se pueda hacer nada para mejorarla.

  • Preparación y ayuda para quedarse embarazada. Consideramos necesario verificar el estado de salud previo a quedarse embarazada. Si una mujer no es capaz de desarrollar las actividades del día a día sin fatiga, cuando se quede embarazada y las exigencias vayan aumentando, con total seguridad va a empeorar su estado de salud y pasará un embarazo difícil.
  • El embarazo. El objetivo es compensar los cambios que se van a dar en los tres trimestres, y así evitar la aparición de síntomas típicos como: ciáticas, dolores de espalda, hormigueos, etc.
  • El parto: preparación para el momento del parto. Es importante verificar la buena movilidad de la pelvis, facilitando así que el parto sea lo más fisiológico y menos traumático posible, tanto para la madre como para el niño. (También atendemos al recién nacido que ha sufrido un parto largo y/o dificultoso).
  • El postparto, la recuperación de la mujer. Es frecuente la aparición de dolores pélvicos, cansancio, depresión postparto, flacidez del suelo pélvico, etc.
  • La menopausia, prevención de la bajada de estrógenos y disminuir sus efectos.
  • El envejecimiento: enlenteciendo al máximo estos procesos.