NEURODESARROLLO Y REFLEJOS PRIMITIVOS

En mi práctica clínica de más de 20 años de experiencia, observo en muchos de mis pacientes más jóvenes, que muchos de los síntomas que padecen, se deben a etapas del neurodesarrollo que no han sido bien consolidadas y a reflejos primitivos que o bien todavía siguen activos o que no se han desarrollado.

Estos casos no evolucionan lo suficiente tratándolos exclusivamente con Osteopatía. Necesitan mejorar sus patrones de movimiento. 

Reproducir vídeo

¿Qué son los reflejos primitivos?

Para sobrevivir, el bebé viene dotado de unos movimientos automáticos dirigidos desde el tronco encefálico que son los reflejos primitivos. Estos movimientos que el bebé realiza de forma automática le ayudarán en su desarrollo desde el primer momento de su vida, por ejemplo a descender por el canal del parto, a succionar…

Durante el primer año de vida, el bebé sigue realizando una serie de movimientos estereotipados que le permite su desarrollo. El bebé integra estos reflejos realizando los movimientos rítmicos espontáneos conforme a un programa innato.

Estos reflejos primitivos necesitan ser integrados adecuadamente para no obstaculizar el desarrollo de los patrones de movimiento maduros.

 

 

Los reflejos primitivos deberían tener una vida limitada, deben integrarse y dar paso a los reflejos posturales que se controlan desde partes superiores del cerebro. La integración de un reflejo supone la adquisición de una nueva habilidad. Si estos movimientos no se han hecho, o no se han hecho lo suficiente, los reflejos permanecerán activos.

Si permanecen activos habrá una debilidad o inmadurez de conexiones cerebrales, y eso afectará no sólo a sus habilidades motoras, gruesas o finas, sino también puede afectar a su percepción sensorial y cognitiva.

A veces lo que ocurre es que el niño no consigue que ciertos procesos se hagan de una forma automática y se hacen a través de un esfuerzo continuo y consciente, gracias a las compensaciones que el cuerpo realiza, lo que provoca dificultad en la realización de tareas, un agotamiento prematuro y predisposición a las lesiones

¿Cómo funciona este servicio de atención a niños?

Hemos dotado a nuestro centro de una sala específica para trabajar con niños.

Inicialmente requiere de una valoración muy precisa, que realizamos de una forma conjunta. Creamos situaciones divertidas para el niño, que nos permiten identificar los patrones a trabajar.

Una vez identificado lo  que tenemos que trabajar, se elige el mejor estímulo en forma de juego, para provocar la respuesta neuromuscular, mejorando así la coordinación de sus movimientos y se va progresando hacia escenarios que integren estos reflejos primitivos en sus patrones de movimiento.

Al finalizar, se pautará el trabajo a realizar con las familias en casa hasta la siguiente consulta. Si es necesario, se graba un pequeño video con el móvil de los papas, para que se lleven a casa su propio tutorial personalizado, asegurando que no haya dudas en la tarea a realizar.

En las siguientes consultas se reevalúa cómo han ido los ejercicios, dificultades, etc., y se continúa progresando con la misma metodología hasta conseguir la integración de los reflejos primitivos.

Coordinación del servicio de Neurodesarrollo

Este servicio, al igual que todos los que se ofrecen en nuestro centro, está supervisado en todo momento por Eduardo Falcó (Eur Ost DO).

Tenemos reuniones programadas periódicamente en las que analizamos uno a uno, todos los casos, viendo su evolución y ajustando el plan de acción de cada niño.

Es un proceso individualizado, flexible y adaptable, que permite reevaluar la situación, haciendo más rápido y eficaz el proceso de integración.

¿Qué síntomas presenta un niño/a y que pueden estar relacionados con los reflejos primitivos no integrados?

No se dan todos a la vez, depende de qué reflejos tenga alterados. Como se puede apreciar no afectan solamente a cuestiones posturales sino que pueden afectar a cuestiones emocionales y de aprendizaje.

  • Se lesionan frecuentemente
  • Malas posturas, sobre todo a la hora de escribir.
  • Poco equilibrio
  • Pobre coordinación general y óculo-manual.
  • Dificultades para aprender tareas motrices sencillas: saltar a la pata coja, dar la voltereta, montar en bicicleta,…
  • Mareo por movimiento, por ejemplo en el coche.
  • Problemas de lateralidad y movimientos cruzados.
  • Enuresis, y problemas para controlar esfínteres.
  • Problemas de atención y concentración, se distraen fácilmente.
  • Dislexia y dificultades de aprendizaje.
  • Problemas de comportamiento, muy introvertido y tímido o agresivo.
  • Problemas en el lenguaje: pobre y tardío, palabras entrecortadas,…
  • Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos.
  • Mala letra.
  • Hiperactividad, impulsividad.
  • Problemas de organización…

¿Cómo saber si mi hijo/a puede mejorar?

Si tienes dudas o quieres saber más sobre Neurodesarrollo y Reflejos Primitivos, llámanos, podemos ayudarte.

 



Osteopatía Castellón

964 10 38 48

info@eduardofalco.com

Plaza Santa Clara, Nº4 1A